Muy buenos días, hoy venimos con un dos por uno. Esta semana van a poder verse seis planetas, una Superluna y una lluvia de estrellas, todos ellos incluso el mismo día, y en este artículo vas a saber cómo no perderte ninguno. Pasamos primero a la lluvia de estrellas: ¿Cómo ver las Gemínidas? ¿Cómo ver la lluvia de meteoros de las Gemínidas desde España? ¿Hacia dónde mirar? Y si sois de cualquier punto de Centroamérica o Sudamérica, lo tenéis AQUÍ.

geminid-radiant-2014-hd-510x286
Mirando al este, aquí tenemos el radiante de las Gemínidas. (Cortesía de Sky and Telescope).

Las Gemínidas, como todos los años, van a ser el plato fuerte del invierno meteórico. Con su alto brillo, su gran tasa (120 meteoros por hora) y su lenta velocidad, de apenas 30 kilómetros por segundo, suponen una de las grandes lluvias que uno no puede perderse. Su máximo se produce el día 14 por la noche, y es muy sostenido, superándose el meteoro por hora en el periodo que comprende del día 13 al día 15. Sin embargo, este año debemos contar con la presencia de la Luna, y además no en cualquier fase, sino la Superluna. En efecto, este año coincidirá la Superluna de diciembre con el máximo de las Gemínidas, algo que no ocurría en mucho tiempo. Nuestro satélite, poco por encima del radiante de la lluvia, ahogará en su luz los meteoros más débiles.

Todavía no se sabe el alcance que puede tener una Luna Llena sobre las Gemínidas, pero sí que se estima que su tasa podría caer a la mitad, entre 60 y 80 meteoros horarios. No obstante, esta es una muy buena cifra si disponemos de un cielo oscuro, pues en una noche podremos ver meteoros, una Superluna y hasta cuatro planetas. Arriba he adjuntado la zona hacia la que se debe mirar, pero por si no queda claro o nos cuesta orientarnos, solo tenemos que seguir estos pasos:

  • Buscar el este (lugar opuesto al que se haya puesto el Sol).
  • Unos pocos grados a la izquierda, y a partir de las 19.30 horas de la tarde, dos estrellas muy brillantes (magnitud 1), Cástor y Pólux, muy fácilmente identificables, comenzarán a coger altura. 
  • Sobre Cástor y Pólux se halla el radiante de las Gemínidas. 

Esta lluvia tiene otro punto positivo, y es que puede verse, al contrario que las Perseidas, desde la tarde hasta la noche. Para poder observar Perseidas habíamos de esperarnos a las once o las doce de la noche, y con esta lluvia podemos empezar a disponer nuestro material a partir de las siete. Como consejo de observación, mi recomendación es siempre que JAMÁS os centréis en observar justo donde caen. Siempre es mejor disponer de una visión que cubra el radiante de meteoros y una zona amplia de cielo porque la experiencia dice que la amplísima mayoría no cae donde se los espera (y los más brillantes tampoco suelen ser una excepción). La comodidad es clave, así que debemos disponer de un sitio donde tumbarnos o un asiento, y en época de invierno, tanto mejor disponer de abrigo.

inma-fernandez
Superluna cortesía de Inma Fernández, seguidora del blog.

En cuanto a nuestra Superluna… No va a dar demasiado juego. Además de fastidiarnos parcialmente (y no poco) las Gemínidas el día 14, su tamaño va a ser imperceptiblemente mayor. Sigue siendo considerada ‘Superluna’ precisamente por darse su máximo acercamiento mensual en su fase llena, pero no debemos esperar gran cosa. Si no se notó la diferencia en noviembre siendo la mayor en 68 años, no se hará esta vez. Eso sí, puede ser una gran ocasión para observar con unos binoculares la Luna y descubrir sus cráteres principales. Arriba os pongo un mapa por si os animáis.

Planetas

En cuanto a los planetas, la observabilidad va a ser similar a la semana previa, con algunos que se resisten a ser observados, pero con la incorporación de un extraño en nuestro equipo: Mercurio. En efecto, el mensajero del Sol va a ser visible tras mucho tiempo, aunque en condiciones precarias, y ya es un motivo de sobra para salir a observar estas noches. Del 8 al 15 los planetas van a disponerse así:

mercurio

Mercurio: los primeros días de la presenta semana, del 8 al 10, apenas va a ser visible por situarse unos grados por encima del Sol, pero conforme pasen los días, del 12 al 14 será una gran opción. Pese a alejarse de nosotros, su magnitud oscilará entre 0.3 y 0.5 y a partir de las 18 horas de la tarde (entre las 17.50 y las 18.10), si disponemos de un horizonte totalmente despejado, podremos detectar un puntito más o menos brillante en torno al suroeste, sobre la luz del Sol que acaba de ponerse. Como el Sol ya está puesto, podemos ayudarnos de unos binoculares para detectarlo, y ahí caerá sin problemas. Mercurio es tan esquivo o más que los planetas como Urano o Neptuno, porque es más brillante, mucho más, pero rara vez se deja observar. Conforme pasen los días, volverá a meterse en el aura solar y desaparecerá.

venus-y-marte

Venus: sus condiciones de observación mejoran (¡todavía más!). Esta semana va a poder observarse desde poco más allá de las 17.30 de la tarde, cuando el Sol empieza a ponerse, hasta las 19.30 de la tarde, cuando empiece a estar bajo en el horizonte y no podamos observarlo con comodidad. Se halla acercándose hacia nosotros (ya está a ‘solo’ 0.9 unidades astronómicas), por lo que su magnitud es de -4.2 y presenta fases (del 66% estos días). Con unos buenos binoculares o incluso un pequeño telescopio podréis observar su característico fulgor blanquecino y sus fases que nos recuerdan a una pequeña Luna.

Marte (ver imagen superior): Marte es, ahora mismo, uno de los planetas más fáciles de ver y que más horas podemos disfrutar. Moviéndose de sur a oeste, podemos observarlo de 18.00 a 21.00 horas de la tarde-noche. No obstante, su continuo alejamiento y su ya de por sí pequeño tamaño van a dificultarnos mucho su observación con detalles. Al final de esta semana su magnitud va a decaer hasta 0.8 y su tamaño va a ser de unos segundos de arco. Alguno lo confundirá con una estrella, así que solo tenéis que buscar un astro brillante en diagonal izquierda partiendo de Venus. No hay otro salvo Marte. Al telescopio, como veis arriba, es poco más que un punto de un llamativo color rojo. Con prismáticos obtendréis poca cosa.

edsae

Júpiter: Júpiter es fácilmente observable, siempre y cuando nos apetezca madrugar. Y digo esto porque saldrá por el horizonte a partir de las 4.00 de la mañana y dejará de ser visible cuando en torno a las 7.00 el sol lo ciegue. El marco ideal de observación va de 4.30 a 6.30. Un motivo por  el que podemos madrugar por él es que se hallará entre el E y el SE sobre Spica con magnitud -1.8, y con unos simples binoculares podremos observar la danza de sus satélites, los galileanos.

rsdfvc
POR EL BIEN DE TU VISTA, ¡NO OBSERVES SATURNO!

Saturno: Saturno es imposible de observar. A tres grados tan solo del Sol, no solo es imposible de observar, sino que si lo intentáis acabaréis con una grave ceguera. ¡Y no queremos eso! Si estáis ansiosos por observarlo, la cuarta semana de diciembre podréis.

rgfsdv
Urano el 9 de diciembre a las 20.30, justo sobre la Luna y en el sur exacto. ¡Enorme ocasión!

Urano: es sin duda el planeta que más nos ofrece estos días. Si alguien tiene problemas a la hora de localizarlo y dispone de un telescopio, el día 9 se encontrará sobre la Luna. Si no, el resto de días será visible a partir de las 18.30 en el horizonte sur y describirá un arco por la eclíptica hasta ponerse por el oeste a las 02.00. La hora ideal de observación es, como comenté, las 20.00 horas, pues ahí estará justo en el sur y a 60 grados de altura. Con prismáticos es una mera estrella, pero ver Urano siempre es estimulante.

neptuno
Estos días, del 8 al 15, podemos observar TRIPLE ALINEAMIENTO, ocasión perfecta para localizar Neptuno.

Neptuno: Neptuno madruga más que Urano, y lo podremos ver de forma más corta. La hora más recomendable es sin duda la comprendida entre las 18.30 y las 19.15 horas. La razón es simple: como veis, va a haber un triple alineamiento planetario. Si encontramos Venus, poco más en diagonal a la izquierda encontraremos a Marte. Y si seguimos en otra diagonal izquierda, encontraremos a Neptuno. Con binoculares, una estrella (magnitud 7.9), pero con telescopio un punto azul característico y distinguible. Seguirá su periplo por el oeste, donde se ocultará a las 22 horas.

No habrá, a nivel planetario, nada más destacable estos días que pueda observar cualquier persona a simple vista o con binoculares. Si vas a decidirte a observar la Superluna, las Gemínidas, esta conjunción planetaria o cualquier otro objeto, recordamos que en Twitter (@Ciencia_Alcance), aquí mismo en los comentarios, en Facebook (Ciencia a tu Alcance) o en nuestro correo electrónico ( astronomiatualcance@gmail.com ) estamos recopilando vuestras mejores imágenes planetarias para hacer un vídeo compilatorio. ¡Anímate a enviarlas y saldrán publicadas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s