Tal y como ya se anunció en noviembre, se informará semanalmente de la situación de la Luna, los planetas, su observabilidad o no y las lluvias de estrellas más interesantes que acontezcan. Esta vez vamos a hablar de la semana del 1 al 7 de diciembre. Como resumen general, en esta semana todavía vamos a tener ciertos problemas para observar algunos planetas, y no van a ocurrir máximos de calibre en las lluvias meteóricas, pero el cielo de invierno indudablemente nos ofrece un abanico de posibilidades imposibles de dejar pasar. ¡Empecemos!

La Luna

 

moon-phases-december-2016-calendar1
Fig 1.: Estas serán las fases que presentará la Luna en diciembre. El día 1, Luna Nueva. El día 7 ya estará en cuarto creciente.

La Luna este mes nos brindará otro gran espectáculo en forma de ‘Superluna’, no de gran calibre, pero sí con su perihelio en fase Llena. No nos ocuparemos de ello ahora porque ocurrirá el día 14. El día 1 de diciembre, estuvo en fase nueva, y entrará el 7, justo al final de nuestra semana, en fase creciente, con un 46% de iluminación y magnitud -7. Hoy día 3 de diciembre y próxima a Venus, se iluminará un 11% y brillará con magnitud -5 (rivalizando con el planeta, que mostrará una magnitud -4). Un ejercicio muy sencillo que podéis hacer con unos prismáticos es analizar su terminador (es decir, la zona en la que se pasa de luz a oscuridad) para observar los detalles y los juegos de luces que ofrece.

Planetas

Fig. 2: Aquí podemos ver la posición de Marte, Venus, Mercurio y hasta Plutón el día 1 (izda.) y el día 7 (dcha) para las 18h10 minutos de la tarde.

Mercurio (fig. 2): durante la primera semana de diciembre Mercurio permanecerá casi totalmente inobservable. No es raro en este planeta que apenas se despegue del astro al que sigue con recelo. Mercurio mostrará un gran fulgor (-0.5 magnitudes) y un tamaño más o menos aceptable (6 segundos de arco), pero se lo tragará la luz del Sol. Este mes solo habrá una oportunidad de cazarlo, entre el 9 y el 12 de diciembre cuando alcance su máxima distancia del Sol, y aun así no será una gran ocasión.

Venus (fig. 2): Venus va a ser el astro dominante a nivel planetario esta semana. Durante los presentes días va a formar curiosas conjunciones con la Luna, y va a ir progresivamente a más, puesto que se alejará del Sol conforme pasen los días. Su magnitud será de -4.2, así que no tendréis problemas en localizarlo justo en el sur y entre las 18h00 y las 19h20 de la tarde. Si alguno de vosotros tiene telescopio, podrá observarlo en fase creciente (hoy muestra una fase del 68%) y con un tamaño de 17 segundos de arco. Sin lugar a dudas, el astro rey nocturno.

marte.jpg
Fig. 3: Marte en el cielo del S-SW el día 7 de diciembre, sobre Venus y bajo Neptuno.

Marte (fig. 3): Marte se postula como una de nuestras mejores opciones a la hora de observar, pues conforme pasen los días se verá todavía más alto y ganaremos minutos de observación. Podremos verlo algo más tarde que a Venus bajo la luz del Sol precisamente por su menor brillo (magnitud 0.6), pero nuestra observación podrá extenderse desde las 18h30 a las 20h30 aproximadamente. Con prismáticos no podremos distinguir más que su color rojizo y su tamaño, cada vez menor porque se aleja de nosotros, no ayudará tampoco. Esta semana, además, podremos verlo junto a Venus y, días después, también la Luna, en un bello alineamiento diagonal.

rdfxbv
Fig. 4: Júpiter el día 1 de diciembre a las 5 de la mañana. A lo largo de la semana tan solo ganará un poco de altura sobre el horizonte, pero su posición será la misma.

Júpiter (fig. 4): Júpiter ya no es, en el cielo, el planeta que nos dejó un brillo colosal durante todas las noches de invierno hace pocos años. Ahora toca cazarlo muy tarde por la noche en invierno, por el ESE (punto medio entre este y sureste) entre las 4h20 y las 7h00 de la madrugada. Conforme avancen los días, podremos verlo más alto en el cielo y ganar unos minutos de observación. Además, se situará sobre Spica, la estrella más brillante de Virgo. Se acerca a nosotros (magnitud -1.8 y 33 segundos de arco), así que será una excelente ocasión para observar con unos prismáticos los satélites galileanos y con un telescopio sus cinturones principales y su Gran Mancha.

Fig. 5: Saturno por el día (izda.) y por la noche (dcha.) es inobservable. Su distancia al Sol (tan solo 3 grados) lo sume en su cegadora luz y lo hace invisible.

Saturno (fig. 5): El peor de todos. Saturno se dejará ver por el horizonte oeste en el crepúsculo vespertino, pero su escaso brillo (magnitud 0.5) y la luz de éste lo convertirán en algo imposible de observar, ya que esta semana se situará a tan solo 3 grados del Sol. Toca prácticamente despedirnos de él este año, pues no será hasta la cuarta semana cuando se lo pueda intentar cazar antes del amanecer, a partir del 29 de diciembre.

uranoperfavor.jpg
Fig. 6: Posición de Urano en su punto más alto de la noche esta semana. Lo podremos encontrar exactamente en el Sur y a una altura de 60º en torno a las 21 horas y 30 minutos.

Urano: El mejor. Urano, pese a ser lejano, esquivo y muy tenue, va a ser la sorpresa de nuestras veladas astronómicas, al poder verse (fig. 6) desde las 18h30 hasta las 00h30 de la noche,  siendo el mejor momento las 21h30. A lo largo de su trayecto por la eclíptica, se moverá de sureste a oeste, y alcanzará una altitud suficiente como para que la contaminación lumínica no afecte en su observación (60 grados). Como su magnitud será de 5.8 y su diámetro aparente de algo menos de 4 segundos de arco, deberemos usar unos prismáticos y unas cartas de observación para cazarlo. No será excesivamente difícil si tenemos en cuenta que a las nueve y media alcanza el sur exacto a 60 grados exactos de altura sobre el horizonte.

tfdv.jpg
Fig. 7: Neptuno a las 19 horas de la tarde pasará exactaçmente por el Sur y a una altura de exactamente 40 grados. Hay que aprovechar dichas facilidades para poder localizarlo.

RETO: Neptuno supondrá un desafío para el observador. Igual que Urano, se moverá de SSE a O por la eclíptica de 18h30 a 23h00, siendo el mejor periodo de observación el comprendido entre las 19h00 y las 20h00 (fig. 7). Durante esa hora pasará por el sur y a una altura más o menos fija de 40 grados y localizarlo será algo menos difícil. Aun así, habrá que tirar de cartas astronómicas debido a su magnitud de 7.9 y a su diámetro aparente de 2 segundos de arco. Si disponemos de un cielo limpio, unos prismáticos con trípode y mucha paciencia nos lo revelarán. Si estamos en la ciudad, deberemos recurrir a un telescopio y a un software o alguna carta astronómica para distinguir ese punto azulado/verdoso de otros muchos.

Lluvias de meteoros

radiante-geminidas-diciembre-2015.jpg
Fig. 8: Radiante de las Gemínidas sobre el horizonte este-noreste.  Cortesía de ‘Turismo Astronómico’.

No va a haber lluvias de meteoros reseñables. A destacar las Gemínidas (fig. 8), en la constelación de Géminis, que darán su máximo en la transición de la segunda a la tercera semana de diciembre, con Luna Llena, y que todavía estos días mantienen una tasa muy baja, imperceptible desde cualquier ciudad.

Alpha-Monocerotids-668543966-O-788x600.jpg
Fig. 9: Radiante de las Alfa Monocerótidas. Justo bajo el radiante de las Gemínidas. 

Tenemos también las Alfa Monocerótidas, en la constelación del Unicornio y bajo el radiante de las Gemínidas (fig. 9), por lo que será muy difícil que a lo largo de una noche entera no cacemos meteoros de al menos una de ellas. Esta es una lluvia de carácter 2 (débil), que nos dejará de 2 a 3 meteoros por hora y que será imposible de observar desde la ciudad y varias lluvias menores de carácter 3 (muy débiles) como las Kappa Dracónidas (en Draco) o, próximas a ellas, las Psi Ursa Majorids (en Osa Mayor). Estas últimas podrían dar una tasa de entre un meteoro cada un par de horas hasta dos meteoros por hora en casos extremos. Por ello, observarlas será muy difícil y garantía de perder el tiempo.

 

Otros: tránsitos de la ISS, destellos Iridium, satélites varios…

Como siempre, la ISS o Estación Espacial Internacional va a pasearse por nuestros cielos mostrando un brillo descomunal. Esta semana no va a haber demasiados tránsitos, y la meteorología complicará muchos de ellos. Debido a que la ISS en muchas ocasiones no es visible desde toda España y que los horarios varían (la diferencia horaria entre Valencia y Galicia puede ser de media hora), es imprescindible que se entre a Heavens Above, una página intuitiva y muy completa, se introduzca la posición de uno y se miren todos los destellos Iridium, pasos de la ISS y demás que habrá durante un periodo seleccionado.

En resumen, no va a ser una semana especialmente buena para los observadores de meteoros, pero la aparición de la Luna tras su fase nueva, la posibilidad de desafiarnos con Urano o Neptuno y la primera parte de la noche con Venus y Marte como teloneros merecerá ampliamente la pena. ¡Se inicia un mes en el que podemos reconciliarnos con la Astronomía!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s